martes, 23 de enero de 2018

¡Que somos cocineros, coño!


Hoy hace un año exacto de la fecha en que supimos que Liberty Media se había desprendido de Bernie Ecclestone con alevosía el fin de semana inmediatamente anterior.

A la Bruja de Blancanieves el asunto le sentó como un tiro. A ver, el británico es jodidamente rico pero los ricos también tienen corazón —más reluciente que el de los pobres, of course!— y hasta se dijo una vez que también lloran, y entiendo que le sentara mal a pesar de que se había pasado los meses previos avisando que la norteamericana no era nadie en el negocio hasta que pagara el último dólar. Y bien, John C. Malone abonó lo pactado y como Flavio cuando Bruce Willis se negó a hacerse una foto con Elisabetta en Billionaire, ordenó a su hombres que sin perder más tiempo enseñaran la puerta al anciano patrón...

lunes, 22 de enero de 2018

Ahora es el Halo... ¿lo criminalizamos?


Mira que han sido horas y vueltas a circuitos echadas en probar el bendito cachivache que ha implementado la FIA este año por el Artículo 33 (por sus santos cojones, para los no advertidos), como para que ahora resulta que el artilugio es poco menos que un demonio que puede dar la puntilla a un deporte que está en riesgo grave, dicen.

Pasado el Dakar y pasando olímpicamente del Montecarlo, la prensa british ha perdido el culo a la hora de comenzar a sacrificar vírgenes en el altar de los sueños inconclusos, por aquello de evitar que la Fórmula 1 pierda su esencia... ¡Toma, toma, toma!

De pintxos por Donosti


Era abril de 2013, creo. Sebastian Vettel, por entonces flamante tricampeón del mundo, se vino a Euskadi en compañía de herr doktor Marko y su novia. Estuvieron de incógnito en Bilbao viendo el Guggenheim y asistiendo al partido entre el Athletic y el Barça en el viejo San Mamés, y al día siguiente se fueron de pintxos y compras por la parte vieja de San Sebastián (Donostia), donde incluso llegaron a cenar antes de volverse para Alemania...

Para aquel instante los pilotos ya estaban a dieta. La cosa había empezado en 2009, cuando la incorporación a los vehículos del KERS (Kinetic Energy Revovery System) les obligó a cuidar la línea para que el peso mínimo no se fuera de baretas. 

domingo, 21 de enero de 2018

Y nosotros lo veamos, Mario


Pirelli ha hecho acto de contrición y promete buscarse las alubias en 2018 para que disfrutemos de dos pasos por garajes por prueba, como mínimo, añadiría yo.

En realidad, Mario Isola, el representante de la milanesa en la Tierra, acaba de dejar con el culo al aire a todos los que se han conformado y/o justificado que el reglamento haya sacado las castañas del fuego al proveedor único de compuestos durante 2017 y han llamado estrategia a cumplirlo a rajatabla [La estrategia a una parada son los padres]. 

Las aletas a debate


Al ritmo que va la cosa, las aletas en los cubrecapots de los monoplazas F1 corren el riesgo de parecer el Guadiana. No estaba prevista su incorporación en 2017 pero se impusieron aunque con la negativa frontal de Red Bull, que al final también aceptó usarlas. En 2018 han desaparecido por reglamento, pero podrían volver en 2019...

La verdad es que desde un planteamiento puramente operativo no hay quien entienda a qué están jugando la FIA y los equipos. Una cosa es útil o inútil, pero no puede ser las dos cosas a la vez, no sé si nos entendemos. Así que como es domingo por la tarde y ésta ha venido bastante tranquilita, voy a ver si puedo echar una mano para que entendamos por qué las aletas de tiburón se han usado en 2017, han sido erradicadas en 2018, pero podrían ser aceptadas al año siguiente.

Ferrari y la letra pequeña [29-07-2017]


Que a Ferrari se le torcieron las cosas en verano es casi una obviedad, y también que el mal fario comienza prácticamente después de la famosa reunión que tuvieron Jean Todt, Maurizio Arribavene y Sebatian Vettel el día del cumpleaños de este último. Bakú como telón de fondo, y yo a finales de julio de 2017, tratando de poner las piezas en orden desde mi espacio en MotorPoint.


El mal momento que atraviesa Ferrari en la actualidad no es fruto de la casualidad. Comienza precisamente a partir de los sucesos de Bakú, cuando Sebastian Vettel golpea premeditadamente el monoplaza de Lewis Hamilton mientras el Coche de Seguridad todavía estaba desplegado en pista.

«Mentirijillas» Hamilton [05-07-2017]


No sólo pecamos de excesos en España, en Gran Bretaña tampoco se quedan cortos. Así, la prensa inglesa, después de silenciar todo lo posible la existencia de Nico Rosberg y poner paños tibios en el lamentable inicio de temporada protagonizado por Hamilton, lanzó las campanas al vuelo en cuanto éste empezó a dar muestras de haber recuperado el tono que le caracteriza en pista. Había vuelto el hammertime y el depredador, y a mí me dio por reflexionar sobre el asunto desde mi rincón en MomentoGP. Iniciábamos julio pasado.


Uno de los principales problemas que tiene el aficionado medio es que soporta mal convivir con la idea de que su ídolo deportivo no es perfecto. Ni falta que le hace, añadiría…